Tema musical de Ojos de lobo: Déjame ser yo mismo.

domingo, 8 de junio de 2014


¡Hola seguidores! Muchas gracias por esperarme. Tengo una noticia ante todo. Para compensar tanta paciencia que me han tenido por la espera, les regalo el próximo capítulo el día martes. Es decir subiré capítulo 8 pasado mañana. Así continuaré con el noveno el domingo próximo. Sé que tienen muchas dudas de varios de los personajes. Aún lo de Sabina no se sabrá pero Numa cerrará su historia en los capítulos siguientes y creo que merecen conocer a este joven revoltoso y amigo fiel de Douglas. En este capítulo dejo  a Bernardo con una gran responsabilidad que no dudo manejará como nadie. No quise dejarles el sabor amargo de la lectura y cerrar el capítulo de esa forma así que seguirán con una perspactiva de Charles. Espero que lo disfruten. Como siempre está escrito con mucho amor para ustedes. Besotes y hasta pasado mañana. Lou
PD: Lenya está para comerlo jejejeje.

Capítulo‭ ‬7
Un globo más.

‭(‬Perspectiva de Bernardo‭)

Había transcurrido un domingo desde que le había prometido a Gloria llevarle un mensaje a su padre a través de un globo,‭ ‬como solíamos hacerlo.‭ ‬Pensaba hablar con la niña en ese momento, pero la suerte me acompañó momentáneamente y al menos me dio tiempo unos días más.‭ ‬Gloria tenía mucha tarea escolar ya que había comenzado después del inicio del año lectivo y debía ponerse al día.‭ ‬Lo peor de todo,‭ ‬que por el hecho de extender el tiempo, el cual debía explicarle el triste destino de su madre, y ese domingo me había librado por llamarlo de alguna manera,‭ ‬lo cierto es que no iba a poder extenderlo por más tiempo.  La pequeña debía saber la verdad.

El nuevo fin de semana llegó,‭ ‬sin más opción que coger una mochila con sándwiches y chocolatada y partir esa mañana hacia una montaña no muy lejos.‭ ‬Gloria estaba taciturna y callada.‭ ‬Sí,‭ ‬eso no ayudaba como preámbulo,‭ ‬sin embargo si hubiera partido hacia la montaña con una sonrisa en los labios hubiera sido más difícil borrársela de un plumazo.

Sabina salió a despedirnos.‭ ‬Se inclinó y le dio un beso grande en cada mejilla a la pequeña,‭ ‬después entró a nuestra casa cerrando la puerta antes de que la furgoneta arrancara.‭ ‬Ella había preparado nuestro desayuno para llevar,‭ ‬sin embargo no podía sentirme conforme con su actitud.‭ ‬Deseaba que mi mujer me acompañara en este duro trance.‭ ‬No era sólo yo quien había adoptado a Gloria,‭ ‬ambos lo éramos‭… ‬En las buenas y en las malas.

Cuando tomé la ruta la ausencia de palabras reinó en la cabina.‭ ‬No estaba acostumbrado a los largos silencios de la pequeña pelirroja y algo me decía que Gloria intuía que este no era un‭ “‬día de mensajes‭” ‬como tantos otros.

Miré a través de la ventanilla el costado de la angosta carretera.‭ ‬Suiza era un país muy bello.‭ ‬La verde pradera se extendía a lo largo y a lo ancho.‭ ‬La arboleda de robles coronaba grandes parcelas y a sus pies
crecían salvajes‭ ‬la Genciana Bávara con su azul profundo y‭ ‬la Pulsatilla Alpina de preciosos colores.‭ ‬Entre las esbeltas coníferas algún que otro
Sauce Rodeno con su peculiar característica de tronco escondido y abundantes hojas.‭ ‬El cielo‭… ‬No,‭ ‬el cielo era indescriptible.‭ ‬Ese celeste bello‭… ‬Y no me vengan con la teórica explicación de que el color deriva de los rayos del sol chocando con la atmósfera  y bla bla bla‭… ‬Ese color no podía venir de una mano que no fuera la de Dios.‭ ‬Él estaba en cada parte de la naturaleza.‭ ‬Ahora‭… ‬Si podía estar en cada parte de la naturaleza,‭ ‬hoy yo‭… ‬Lo necesitaba aquí.‭ ‬A mi lado,‭ ‬guiando cada palabra que saliera de mi boca y llegara a esos oídos de tan sólo seis años.

‭—‬Estás callado Bernardo.

La voz de Gloria  me hizo reaccionar y prestar más atención a la ruta.

‭—‬Ehm sí.‭ ‬Y tú también‭ –‬respondí.

‭—¿‬Se debe a alguna razón en especial‭?

Sonreí.

‭—‬Nop.‭ ‬Estoy atento al viaje.

‭—¿‬Quieres llegar pronto‭?

No,‭ ‬la verdad que no.‭ ‬No quería.

‭—‬Sí,‭ ‬fíjate que tenemos una rica chocolatada caliente.‭ ‬Me gusta el chocolate.‭ ¿‬Y a ti‭?

—Ajá‭…

—Hacen rico chocolate en Suiza,‭ ¿‬no crees‭?

—Sí‭… ‬Pero me pareció que hoy no tenías ganas de mandarle mensaje a papá.

‭—¡‬Por qué no‭! ‬Tu padre debe saber cómo te ha ido en la escuela.

‭—‬Es cierto.‭ ‬No pudimos venir el domingo pasado.

‭—‬Es verdad,‭ ‬pero tenías mucha tarea.

‭—‬Lo sé.‭ ¿‬Crees que papá lo entienda‭?

—¿Qué cosa,‭ ‬Gloria‭?

—El que no haya venido.

‭—‬No te preocupes,‭ ‬él sabe todo de ti.‭ ‬Está en el cielo.‭ ‬No lo olvides.

La miré fingiendo una sonrisa y arqueó una ceja.

‭—‬Pero Bernardo si él se entera de todo,‭ ¿‬por qué le mandamos mensajes en globo‭?

—Ehm‭… ‬Bueno porque a todos nos gustan los mensajes personales.

‭—‬Ah‭…

—Dime genio,‭ ¿‬ya te cansaste de venir conmigo de pic nic‭?

—Nooo,‭ ‬no me cansaré nunca de venir contigo.

‭—‬Me parece bien,‭ ‬a mí me gusta venir contigo.

‭—¿‬A Sabina no le agrada estar conmigo‭?

La pregunta me llegó de improviso y golpeó mi pecho como una bomba.

‭—‬No,‭ ‬no no.‭ ¿‬Por qué dices eso‭?

Se encogió de hombros.

‭—‬Creí que no deseaba estar conmigo.‭ ‬Como nunca va a buscarme al colegio y ahora tampoco quiso acompañarnos.

‭—‬Nooo,‭ ‬no es eso.‭ ‬Sabes que ella ama la casa y no le gusta salir.‭ ‬Pero le gusta estar contigo.‭ ‬Te ama como yo.

‭—‬Okay.

Continué el viaje pensando que cuernos pasaba con Sabina‭…

A los quince minutos llegamos a una zona ideal para nuestro pequeño campamento.‭ ‬A unos metros del camino una senda ancha se perdía en la pradera.‭ ‬Más allá,‭ ‬una leve cuesta sobresalía de la llanura.

‭—‬Este lugar es perfecto,‭ ‬Gloria.

Gloria desprendió el cinturón,‭ ‬se escurrió del asiento,‭ ‬y se puso de pie.‭ ‬Sus dos manitos se apoyaron en el panel y se estiró en punta de pie.

‭—‬Mmm‭… ‬Creo que no es alta como en Kirkenes pero por mí está bien.‭ ‬Quizás tengamos que inflar más los globos.

‭—‬Oye,‭ ¿‬los globos‭? ‬Así que mandaremos más de un mensaje.

Cerré mi puerta después de tomar la mochila del asiento trasero.‭ ‬Di la vuelta hasta rodear la camioneta.‭ ‬Abrí la puerta para que Gloria saltara hacia el césped.‭ ‬Cogí su mano y acomodé la mochila tras mi espalda.

‭—¿‬Tienes frío‭?

—No.

Caminamos en silencio observando el paraje de ensueño hasta llegar a la cima de la cuesta.‭ ‬Me senté en la gramilla y quité de la mochila una estera de mimbre.‭ ‬La extendí y le hice un ademán que se sentara.

‭—‬Siéntese princesa.‭ ¿‬Le gusta mi castillo‭?

—Mmm‭… ‬Sí me gusta.

‭—‬Comencemos entonces a desayunar,‭ ‬muero de hambre.

Durante media hora nos dedicamos a comer y tomar la chocolatada del termo.‭ ‬Todo había sido preparado con esmero por Sabina.‭ ‬Los dos vasitos de plástico,‭ ‬el termo lleno de chocolate con leche azucarada.‭ ‬Las servilletas de papel y los deliciosos sándwiches de queso de cabra.‭ ‬Parecía haber puesto amor y dedicación en los preparativos,‭ ‬pero entonces‭… ¿‬por qué se mostraba indiferente con la niña‭?

Apenas terminamos tragué saliva.

Bueno Bernardo,‭ ‬no puedes estirar más el momento,‭ ‬me dije para mí mismo.‭ ‬No‭… ‬Mejor primero mandaríamos el mensaje al padre de Gloria‭… ‬Sí,‭ ‬mejor‭…

—¿Qué te parece si inflamos el globo‭? ‬Tú escribes el mensaje y yo hago el trabajo pesado.

Sonrió apenas.‭ ‬Se puso de pie para buscar mejor en sus bolsillos del tapado de paño color rosa.‭ ‬Ese abrigo se lo había comprado Sabina‭…

Quité un lápiz del bolsillo pequeño de la mochila y el block de hojas que siempre nos acompañaba para estos casos.‭ ‬Gloria sacó un globo rojo del bolsillo y me lo entregó.

‭—‬Ínflalo bien Bernardo,‭ ‬no estamos tan alto como siempre.

‭—‬Muy bien princesa.

La tarea me fue difícil.‭ ‬No porque no tuviera fuerzas para soplar,‭ ‬sino porque éstas me habían abandonado y se arrinconaban en el centro de mi pecho amenazando con explotar en llanto en cualquier momento.

Dios ayúdame‭…

Mientras Gloria escribía un mensaje terminé a duras penas de llenar el globo de aire,‭ ‬de aire y de tristeza.‭ ‬Anudé fuerte y quité el carretel de hilo de la mochila.‭ ‬Corté un trozo,‭ ‬respiré hondo,‭ ‬até rápidamente,‭ ‬respiré hondo,‭ ‬le pedí el papel que contenía el mensaje y comencé a atarlo‭… ‬Respiré hondo.

‭—¿‬Sabes Bernardo‭? ‬Anoche soñé con papá.

‭—¿‬No digas‭? –‬pregunté mientras la saliva pasaba mi garganta con un gusto parecido a la hiel.

‭—‬Sí‭… ‬Estaba vestido con unos jeans y una camisa roja.‭ ¿‬Recuerdas la camisa roja que siempre usaba‭? ‬Le gustaba el color rojo.

‭—‬OH sii recuerdo.

‭—‬Estaba feliz.

‭—¡‬Qué bien‭! ‬Te lo dije.

‭—‬Me dijo que tú y Sabina siempre me cuidarían.‭ ‬Que no tuviera miedo.

‭—‬Claro‭…

Era muy difícil mantener mis lágrimas en el maldito sitio y no dejarlas escapar.‭ ‬Aun así lo intenté.

‭—‬Dijo también que mamá estaba con él.

En ese instante el mundo se abrió al medio y me pareció caer en un precipicio sin fin.‭ ‬Quedé mudo,‭ ‬sin palabras.

Terminé de atar el mensaje y tiré del hilo varias veces para convencerme que estaría firme.

‭—‬Ya está‭ –‬murmuré.

Gloria tomó el globo y se apartó unos metros.‭ ‬Estiró el brazo con el globo en alto como siempre solía hacerlo.‭ ‬Tenía a la pequeña de espalda.‭ ‬Ahora era una buena oportunidad para largarle todo y no tener que ver sus ojos inocentes mirándome fijo.‭ ‬Sí,‭ ‬eso hubiera hecho un cobarde.‭ ‬No yo.

Me levanté y me ubiqué a su lado.‭ ‬Gloria soltó el globo y su mirada pareció perderse en las alturas.‭ ‬Dios ayúdame‭… ‬La observé por unos segundos hasta que mi boca casi sin analizarlo pronunció la frase.

‭—‬Gloria,‭ ‬necesito hablarte de tu madre.

No me miró.‭ ‬Su vista siguió perdida entre algunas nubes de algodón que viajaban lentamente atravesando el cielo.

‭—‬Escucha‭… ‬Yo‭… ‬No quisiera nunca tener que conversar contigo sobre esto‭…

El silencio de la niña no ayudó en absoluto.‭ ‬El nudo que tenía en el pecho apretó hasta hacerse insoportable.‭ ‬El sabor amargo subió por la tráquea y la faringe hasta que dolieron las mandíbulas.  No resistí.‭ ‬Tapé mi cara con ambas manos y sollocé.‭ ‬Porque no sé quien diablos había inventado que los hombres no debían llorar.

‭—‬Perdón‭ –‬susurré.

El silencio continuó.‭ ‬Sin embargo percibí a Gloria moverse.‭ ‬Quité mis manos a pesar de las lágrimas para ver que estaba haciendo.‭ ‬Recogía el block de nota y su lápiz que había dejado en la gramilla del suelo.‭ ‬La vi escribir‭… ‬Después quitó un globo rojo de su bolsillo y me lo extendió.

‭—‬Ínflalo Bernardo,‭ ‬por favor,‭ ‬como el otro.

Limpié mis lágrimas y lo inflé con la poca fuerza que tenía.‭ ‬Cuando fue suficiente lo anudé y corté el hilo como el anterior.‭ ‬Repetí  la operación con el papel que me entregó Gloria.‭ ‬Sin embargo la curiosidad me venció y disimuladamente lo leí‭…

“Hola mamá‭”‬.

Até el mensaje mientras mis lágrimas no dejaban de correr por las mejillas.‭ ¡‬Qué idiota‭! ‬En vez de darle aliento a la niña estaba haciendo las cosas más difíciles.‭ ‬Pero‭… ‬Era lo que había sentido.‭ ‬A veces no podemos cambiar las reacciones.‭ ‬Me di cuenta que Gloria era una niña muy intuitiva y no en vano había traído un globo más.

‭—‬Gloria‭… ‬Tu mamá no resistió el frío‭… ‬Entonces tu papá decidió venirla a buscar.

Mis palabras se entrecortaban incluso cuando entregué el globo a Gloria.

‭—‬Creo que estaba solo‭— ‬continué‭—, ‬entonces la llevó para estar juntos.‭ ‬Pero te cuidarán desde el cielo.‭ ‬Igual que Sabina y yo desde aquí.

Me miró con un rictus de pena.‭ ‬Nunca olvidaré su mirada.‭ ‬Son esa clase de miradas que entra por tus ojos hasta el corazón y lo estrujen.‭ ‬Después,‭ ‬miró al cielo y esta vez soltó el globo sin espera.

‭—¿‬Papá estaba triste solo‭? –‬pronunció al fin mirando el cielo.

‭—‬Sí‭…

De pronto giró buscando mis odiosos ojos llorosos.

‭—¿‬Y si voy con ellos también‭?

—¡No,‭ ‬no no‭! ‬No‭…

—¿Por qué no‭?

—Porque‭… ‬Porque‭… ‬Porque yo me quedaría muy solo.

‭—‬Tienes a Sabina.

‭—‬No es lo mismo.‭ ‬Te quiero mucho y no quisiera que te fueras y me abandonaras.‭ ‬No lo harás,‭ ¿‬verdad‭?

—Mmm‭… ‬Pues,‭ ‬si dices que estarás muy triste‭… ‬No.‭ ‬Me quedaré contigo.

‭—‬Gracias.

Me aproximé y tiré de su mano hacia mí.‭ ‬Me abrazó fuerte,‭ ‬muy fuerte,‭ ‬con toda la fuerza que podrían sus pequeños brazos.

‭—¿‬Nunca te irás con ellos Bernardo‭?

—No Gloria.‭ ‬Nunca.

Y esa promesa tan mentirosa,‭ ‬porque quizás algún lejano día la naturaleza hiciera lo suyo y me fuera,‭ ‬cumplía por ahora ese noble cometido de dejar nuestras almas en paz.

Se separó lentamente y me miró.‭ ‬Su mano trémula se apoyó en la solapa del tapado.

‭—‬Bernardo,‭ ‬tengo ganas de llorar y no puedo.‭ ‬Me siento sola.

Suspiré profundo y me puse de pie.

‭—‬Ven.

Caminé unos pasos y dirigí mi vista a la leve pendiente bajo nuestros pies.

‭—‬Mira.‭ ‬Voy a bajar y tú te quedarás aquí.‭ ‬Cuando llegue te esperaré con los brazos abiertos y tú bajarás corriendo.‭ ‬Sentirás que el aire entra en tus pulmones muy fuerte y te parecerá que no puedes respirar.‭ ‬Pero sí podrás.‭ ‬En nuestro pecho no caben a la vez las cosas lindas y feas al mismo tiempo.‭ ‬Entonces‭… ‬Cuando corras hacia mí y sientas que se inunda todo tu cuerpito con ese perfume de la pradera,‭ ‬la angustia que anida en tu corazón,‭ ‬no tendrá otro remedio que salir.‭ ¿‬Entendiste‭?

Asintió con la cabeza y me alejé.‭ ‬Al llegar a la base de la pendiente la miré y extendí los brazos.

‭—¡‬Ahora Gloria‭!

La niña se acercó como midiendo la distancia.‭ ‬Pareció dudar pero sus ojos se fijaron en los míos y creo que todo temor desapareció.‭ ‬Avanzó corriendo hacia mí bajando la suave pendiente  dejando escapar un grito.‭ ‬Hubiera jurado que no era por el vértigo.‭ ‬Seguramente dejaba  escapar el dolor a través de su voz.

No se detuvo hasta llegar donde yo la esperaba.‭ ‬Me abrazó,‭ ‬dio un suspiro,‭ ‬y al fin pudo llorar.

(‬Perspectiva de Charles‭)

—¡Jaque mate Sebastien‭! –‬exclamé mientras me recostaba en el sofá sonriente.

Sebastien observó el tablero sobre la mesa ratona de la sala.

‭—‬Pero‭… —‬murmuró.

‭—¿‬Qué‭? ¿‬No entiendes que es un jaque mate‭? ‬Cuando el rey no tiene escapatoria ni defensa.

‭—¡‬Lo sé‭!

—Muy bien.‭ ‬Retiraré el tablero,‭ ‬tengo que hacer y ya ha amanecido.

Me levanté dispuesto a cumplir mi palabra pero Sebastien me frenó.

‭—¡‬Espera‭!

—¿Qué ocurre‭? ‬No te das por vencido,‭ ¿‬verdad‭? ‬Cuesta ser un perdedor.

‭—‬Oyeee,‭ ‬no te muevas.‭ ‬Déjame ver algo‭…

—¿Qué inventarás ahora‭?

—El alfil negro,‭ ‬ese alfil tuyo,‭ ‬no estaba hace unos momentos bloqueando a mi rey.

‭—¿‬Cómo qué no‭?

—¡Pues no‭! ‬Has hecho dos movimientos seguidos.‭ ‬Eso es trampa.

‭—¡‬Aaaaaah tú estás loco‭!

Douglas se asomó por la barandilla.

‭—‬Parecen dos chicos.

‭—‬Él parece un niño,‭ ‬se resiste a perder.

‭—‬Eres un tramposo.

‭—‬Buenos días.

Giré mi cabeza sorprendido por la voz desconocida.‭ ‬Lenya‭… ‬Y compañía.

Sebastien se puso de pie y lo miró.‭ ‬También me puse de pie molesto por la actitud.

‭—¿‬Nunca pides permiso para entrar a una casa‭? –‬protesté.

‭—‬Depende‭ –‬contestó encendiendo un cigarrillo‭— ‬si la gente de la casa lo vale,‭ ‬pues sí.

‭—‬Si no valemos para ti porque estás aquí‭ –‬dijo Douglas desde lo alto de la escalera.

Sinceramente me sorprendió escuchar a Douglas con semejante contestación,‭ ‬que más que un saludo de bienvenida parecía un ataque.

Lenya lo miró y poco a poco una sonrisa socarrona se dibujó en su cara.

‭—‬OH,‭ ‬el pequeñín con ojos de lobo.‭ ¿‬Qué tal te va con la vista‭? ¿‬Te ha quedado algún don de vampiro o te pareces desgraciadamente a los inútiles de‭ “‬ellos‭”?

—¿Lenya a qué has venido‭? –‬interrumpió Sebastien.

Lenya permaneció mirando fijo a Douglas con desprecio,‭ ‬después cambió su mirada borgoña a Sebastien.

‭—¿‬Perdón‭? ‬Pensé que la última vez que nos vimos me habías recibido muy bien.‭ ¿‬Algo cambió y no me enteré‭? ¿‬O sufres de esas enfermedades humanas tales como los trastorno de personalidad‭? ‬Vine a visitarlos.

Sebastien lo miró y luego miró a su acompañante.

‭—¿‬Quién es él‭?

Lenya observó a quien estaba a su lado con la cabeza gacha.‭ ‬Era un vampiro con rasgos envejecidos y demacrados,‭ ‬rubio,‭ ‬muy delgado,‭ ‬esquelético diría yo.

‭—‬Es mi sirviente.

‭—‬Tu empleado dirás‭ –‬corrigió Sebastien.

‭—‬No,‭ ‬mi sirviente,‭ ‬he dicho bien.

‭—‬Vuelvo a preguntarte que quieres.‭ ¿‬Por qué has venido‭? –‬bufó Sebastien.

‭—‬Vuelvo a responderte,‭ ‬a visitarlos.‭ ¿‬Por qué no me crees‭?

Sebastien me miró para después mirar a Douglas.‭ ‬El joven permanecía con el ceño fruncido y juraría que si hubiera podido hubiera echado a Lenya de la casa.‭ ‬No había energía entre ellos,‭ ‬al menos de la buena.

 ‭—‬Siéntense.‭ ¿‬Qué quieren tomar‭? –‬preguntó Sebastien.

‭—‬Un vodca.

‭—‬Yo lo serviré‭ –‬dije,‭ ‬dudando que fuera buena idea.

Me dirigí hacia el bar del rincón sin apartar la vista de los visitantes.‭ ‬Después de haber hablado con Sebastien sobre todo lo que sabía de su medio hermano esperaba que tomara los recaudos correspondientes.‭ ‬Lenya era un león herido y por lo tanto imprevisible.

‭—‬Disculpa,‭ ‬siéntate tú también‭ –‬ordenó Sebastien al acompañante de Lenya.

‭—‬No no,‭ ‬gracias señor.

‭—‬Él nunca se sienta‭ –‬afirmó Lenya.

‭—¿‬Por qué‭? ¿‬Prefiere estar de pie‭? ‬En ese caso que toma,‭ ¿‬vodca,‭ ‬coñac‭?

—No se sienta porque Lenya se lo prohíbe‭ –‬exclamó Douglas desde la planta alta.

Lenya lo miró y sonrió.

‭—‬Astuto Craig.‭ ‬Esa debe ser tu parte de vampiro, por supuesto.

Douglas de un salto bajó a planta baja y se abalanzo hacia el sillón.‭ ‬Sebastien se interpuso.

‭—‬Oyeee idiota deja de insultar a los lobos,‭ ‬mi madre es una loba y no te lo permitiré por más familia que seas.

‭—¡‬Uuuuy qué miedooo‭! –‬Lenya rio.

‭—¡‬Basta‭! –‬gritó Sebastien‭—‬.‭ ¿‬A qué has venido sinceramente‭? ¿‬A provocarnos‭?

Lenya se puso de pie como un resorte.

‭—¡‬No he venido a verlos si es lo que querías escuchar‭! ‬Por mí pueden morirse todos.

Sebastien respiro profundo con la paciencia que a veces lo caracterizaba.‭ ‬A veces‭…

—Lenya,‭ ¿‬a qué has venido‭?

—Quería comprobar con mis propios sentidos si era verdad‭…

—¿A qué te refieres‭?

—Al clima.‭ ‬Has logrado vencerlo,‭ ¿‬no es así‭?

—Al parecer sí.

‭—¡‬Maldita sea‭! ¡‬No puede ser‭!

—¿Por qué no‭? ‬Tengo el mismo don de mi padre.‭ ‬No sé qué te sorprende,‭ ‬tú también según has dicho.

‭—‬Ya no‭…

—¿Cómo dices‭?

—¡Qué ya no‭! ‬No puedo concentrarme‭… ‬Y algo me dice que tú tienes la culpa.

‭—‬Yo no he hecho nada en contra de ti.‭ ‬Puedes creerme.

‭—‬Quizás.‭ ‬Lo cierto es que los dos no podemos al mismo tiempo usar el don.‭ ‬Eso es evidente.‭ ‬Mientras yo utilizaba mi energía en Munsmark,‭ ‬tú no podías mover una nube en Kirkenes.‭ ‬Y ahora‭… ‬Ahora es al revés.

‭—‬No creo que tenga que ver.‭ ‬Quizás tu poder se desvaneció.‭ ‬Tal vez tiene una vida útil,‭ ‬o abusaste de el.

‭—¡‬Mentira‭!

—Mira Lenya,‭ ‬estoy perdiendo la paciencia, de verdad.‭ ‬Créeme si quieres,‭ ‬pero es así.‭ ‬No he hecho nada para perjudicarte.

‭—‬Eso lo veremos.‭ ‬La única manera de saberlo será cuando tú ya no puedas concentrar tu energía.

Observé como Numa se asomaba a la barandilla con los colmillos salientes.‭ ‬En la puerta de entrada,‭ ‬Ron y Anthony se acomodaban en posición amenazante.‭ ‬Y yo‭… ‬me acercaba sigiloso por la espalda.



7 comentarios:

  1. ¡Hola cielo!

    Qué gusto me ha dado leer el capítulo para empezar el día, muchas gracias por subirlo. Te diré que me ha conmovido toda la escena entre Bernardo y Gloria, se me cayeron las lágrimas porque vi a ambos tan vulnerables, me dan unas ganas tremendas de abrazarlos, pobres... Estoy muy orgullosa por el valor de mi Berny, pero lamento que no cuente con el apoyo de Sabina, lo que aún no comprendo, pero confío hacerlo pronto gracias a ti. Respecto a lo que pasa con la llegada de Leyna, no sé qué decir, él sigue sin convencerme porque es muy duro con personajes a los que adoro, pero sé que tener paciencia y esperar a saber más de él. En particular me ha gustado que Douglas tenga una participación activa en esta suerte de discusión, dice mucho de su carácter y la lealtad que siente hacia su familia.

    Quedo a la espera de leer lo que se viene, que seguro será tan interesante como lo que hemos disfrutado hoy; gracias de nuevo por compartirlo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Claudia! Gracias por el comentario y tu entusiasmo. De Sabina ya sabremos pero adelanto que no se resolverá en los próximos capis, creo que la cosa empeorará...
      Douglas y Lenya no se llevan para nada bien pero hay queesperar. El odio a los lobos ya sabemos de que viene y Douglas actúa por instinto también.
      Haces bien en esperar Lenya es una caja de sorpresas y quizás lo que demuestra no es lo que siente su corazón. Un beso grande y nuevamente gracias.

      Eliminar
  2. Uy que lindo es Bernardo, me mato la escena con Gloria es tan buen padre es tan dulce y aunque es niño malo Lenya es muy sexy. Un episodio muy muy tierno y llenos de emociones te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí amiga que eres muy especial...Siempre estas ahí con esas caja de sorpresas..Besitos mi niña

    ResponderEliminar
  4. Muy emotiva la escena de Bernardo y gloria. Que ruda la visita de Lenya, me gusto la forma que Douglas hablo ante las impertinencias de este chico malo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Lou... ¡Qué bien has transmitido el dolor de Bernardo y de Gloria!
    No acabo de entender la actitud de Sabina pero, seguro, que tendrá buenas razones
    Creo que la niña ya lo sabía... su papá se lo dijo
    Y mandar mensajes al Cielo, mediante globos, es precioso
    La visita de Lenya no ha sido cordial... creo que su resentimiento es lógico
    Y Douglas se ha enfadado bastante
    Veremos qué sorpresas nos aguardan en esta magnifica novela
    Besos

    ResponderEliminar